Entradas

Diseño web responsive: adaptarse o morir

Casi el 80% de la población se conecta regularmente a Internet y, entre estos, el número de personas que lo hacen desde un teléfono móvil ya ha superado a aquellas que navegan a través de un ordenador. En alza están también quienes utilizan otros dispositivos como tablet y smart TV. ¿Qué pasa si tu web sólo está pensada para verse desde un ordenador? Exacto, te has ganado una equis enorme por parte de un posible cliente.

¿Qué es exactamente el diseño web responsive?

Como habrás imaginado por lo que ya te hemos dicho al inicio, el responsive tiene que ver con una técnica de desarrollo web que logra que tu página web se adapte a la pantalla de cualquier tipo de dispositivo. De esta forma, el usuario puede navegar cómodamente y sin necesidad de ampliar y minimizar cada vez que quiera realizar una función.

Para esto, tendremos en cuenta tres cuestiones principales:

  1. El ancho de la pantalla: lo que en el ordenador puedes ordenar en horizontal, tendremos que reubicarlo en vertical para un smartphone.
  2. El contenido: habrá que establecer prioridades y ordenarlo de forma que el usuario acceda fácilmente a donde deseas llevarle. Por ejemplo, los menús que aparecen en horizontal en la pantalla de un ordenador, tendrán que reducirse a la famosa hamburguesa desplegable en vertical para pantallas más pequeñas. Puede, incluso, que tengas que deshacerte de algunos elementos prescindibles: también el tiempo de carga es crucial.
  3. El tamaño de los textos: los textos de tu web son la brújula para que el usuario avance a través de ella. Por lo tanto, es crucial que estos se visualicen a la perfección y aparezcan en un orden lógico.
características del diseño responsive  ¿Por qué debes tener un diseño web responsive? diseno responsive

Imagen del blog 40defiebre.com

 

5 razones para que tu web sea responsive

Si, después de esto, aún no has deducido por qué es importante que tu página web se adapte a los diferentes dispositivos, aquí tienes unos cuantos motivos:

  1. Tus clientes tendrán una mejor experiencia. Si navegar por tu página resulta un quebradero de cabeza más que una experiencia positiva, es muy probable que las visitas no se repitan. Es fundamental pensar en el usuario y ponérselo fácil a la hora de encontrar lo que busca, así guardará un buen recuerdo y reforzará el prestigio de tu marca. Por supuesto, también repercutirá directamente en el tiempo de permanencia en la web.
  2. Mejorará tu SEOLa otra opción para que una web se vea en smartphone es crear una versión móvil, pero esto sólo es recomendable en el caso de páginas muy concretas como puede ser una landing page. ¿Por qué? Si doblas la versión de tu página web, el contenido estará duplicado y Google lo penalizará: tu posicionamiento SEO no sea óptimo.
  3. Reducirás los costes de mantenimiento. Con el desarrollo responsive estarás utilizando una misma plantilla para los distintos dispositivos, así que cuando realices un cambio se repetirá en todas sin que tengas que trabajar versión por versión.
  4. Ganarás visibilidad. Si el usuario que navega por tu web está cómodo y encuentra algo interesante, podrá compartirlo en sus redes sociales si un diseño responsive se lo permite. De esta manera, tienes más posibilidades de llegar a un mayor número de personas.
  5. Serás más feliz y te dolerá menos la cabeza. ¿Hace falta que lo expliquemos?

__________________________________________________________________________________________________________________________

Ahora ya lo sabes: trabajes en el sector que trabajes, no puedes prescindir de un diseño responsive en tu web. Adaptarse o morir.

¡No te vayas tan rápido a buscar la forma de hacerlo! Si aún no lo tienes, nosotros te podemos ayudar.

¿Estás buscando los servicios de un diseñador?

Si tienes una empresa o estás al cargo de una nueva marca y no tienes experiencia en el sector, probablemente te cueste encontrar profesionales en los que confiar. Si has llegado hasta aquí, estás pensando en un buen diseñador. Nosotros lo que estamos pensando es en ponértelo más fácil.

Para que tu trabajo alcance el resultado que tienes en mente, deberás contar con un diseñador que comprenda tu marca, que termine de pulir tu idea y la ejecute con atención. Por eso, hemos reunido las cualidades que debe cumplir un buen diseñador.

Los 10 mandamientos del buen diseñador gráfico: 

1. Amará la imaginación por encima de todas las cosas
Un diseñador sin creatividad, que no se atreva a arriesgar, no llegará muy lejos. Busca alguien dispuesto a dar un paso más allá y evitar lo obvio.
2. No trabajará en vano
Esto lo debe tener en cuenta tanto el propio diseñador como tú, que vas a contratarle. No valen favores ni trabajos a bajo coste. Un diseñador que valore su trabajo, no te dirá «sí» a cambio de nada y tú deberás aprender a valorar su trabajo, a entender las horas que pasa frente a tu diseño, a apreciar lo que hace por tu marca.
3. Santificará a los clientes amables
En relación con el punto anterior, el buen diseñador sabrá apreciar un buen cliente. Un buen profesional será aquel que, tras haber recibido un trato agradable, estará dispuesto a entregarse a tu proyecto y te recibirá en un futuro sin dudarlo.
4. Honrará a su personalidad
El diseñador sí o sí deberá adaptarse a la filosofía del proyecto que le presentes, lo entenderá y verá su trabajo desde esa perspectiva en concreto. Sin embargo, no debe dejar de ser él mismo. En cada cual existe una marca personal que agradecerás quede plasmada en tus diseños.
5. No matará el tiempo sin trabajar
El tiempo es oro y en el diseño esta expresión se multiplica por mil. El diseñador que elijas deberá saber organizar su horario, te dará unos timings aproximados sobre los que trabajará y cumplirá con su palabra antes de la entrega.
mac de diseñador  Los 10 mandamientos del buen diseñador gráfico office 820390 1920 1030x687
 
6. No cometerá faltas de ortografía ni errores gramaticales
Vale que el diseñador no tenga por qué hacerse cargo de la labor del copywriter, pero cuando se trabaja de forma independiente o en un estudio, la responsabilidad de que los textos estén bien escritos recae sobre él y nadie más. Si comete un error en la ortografía, el diseño cae con ello.
7. No robará diseños ajenos
Aquí no hay discusión. El diseñador podrá inspirarse en otros trabajos, acumular ideas de uno y otro lado, pero todo ello tendrá que fluir hacia una perspectiva propia. Tarde o temprano, alguien se dará cuenta de que tu diseño es «casualmente» demasiado parecido a otro.
8. No te dará un falso presupuesto, para bien o para mal
Puede que no conozcas cuál es el presupuesto que merece tu diseño, pero estudiando la experiencia y actitud del diseñador serás capaz de razonar si merece o no la pena. Si te cobra menos en un primer proyecto, acabará perjudicándole en el futuro. Si se excede por arriba, acabarás enterándote a medida que ganes popularidad. Piénsalo muy bien y ten en mente los puntos anteriores.
9. No consentirá que terceras personas no entiendan su diseño
El diseño pasará por varios ojos antes de convertirse en definitivo. Tanto tú como el propio diseñador podéis hacer la prueba y mostrárselo a conocidos. Si no comprenden la idea, algo falla. El buen profesional no dudará en hacer cambios si esto ocurre.
10. No codiciará obtener el resultado definitivo en el primer intento
Ni en el segundo, ni en el tercero… Por muy nítida que tú le presentes la idea y que él crea poder desarrollarla, habrá que hacer y deshacer hasta dar con el diseño exacto. El buen diseñador trabajará todo lo que sea necesario y tú, por favor, deberás tener paciencia y confiar en él.

Ahora ya lo tienes más fácil a la hora de elegir un diseñador para tu marca. No te dejes llevar por un precio bajo o un portfolio, aparentemente, potente. Dedica un mínimo de tiempo a conocer al profesional y entonces sí, prepárate para triunfar.